Metilmercurio: recomendaciones existentes; métodos de análisis e interpretación de resultados; evaluación económica

FUENTE: Nutrición Hospitalaria

Los efectos beneficiosos del consumo de pescado son bien reconocidos. Sin embargo, existe preocupación a nivel mundial sobre los niveles de metilmercurio en el pescado, por lo que muchos países como Estados Unidos, Australia, Nueza Zelanda, Canadá y muchos países europeos han realizado recomendaciones de consumo de pescado a la población , especialmente a los grupos vulnerables con el fin de reducir la ingesta de metilmercurio. La sangre y el pelo son las mejores muestras biológicas para medir el metilmercurio. El método de análisis más empleado ha sido la espectroscopia de absorción atómica con la técnica del vapor frío, aunque existen también métodos directos que se basan en la descomposición térmica de la muestra. En los últimos años han aumentado los laboratorios que miden el mercurio por espectrometría de masas con plasma acoplado por inducción. Además, se puede diferenciar las distintas especies de mercurio acoplando métodos de separación cromatográficos. Es necesario que los laboratorios que analizan mercurio en muestras biológicas participen en programas de garantía externa de la calidad. Aunque se logre reducir las emisiones de mercurio, el mercurio del medio ambiente todavía puede permanecer muchos años, por lo que es fundamental el consejo dietético para disminuir la exposición. No es aconsejable el uso de terapia quelante con fines diagnósticos o en pacientes asintomáticos. Es preciso proponer medidas de salud pública encaminadas a la disminución de la exposición al mercurio y que se evalúe también los beneficios de las mismas desde el punto de vista económico y social.

Más información:
http://www.aulamedica.es/gdcr/index.php/nh/article/view/8316


Etiquetado como: ,